miércoles, 20 de febrero de 2019

Caminar Para Reducir La Mortalidad


En un artículo publicado en la revista British Journal of Sports Medicine del mes de abril de 2008, miembros del Departamento de Epidemiología y Salud Pública del University College (Londres), se proponen cuantificar la asociación entre caminar como actividad física y el riesgo de enfermedad cardiovascular y de mortalidad por todas las causas, en mujeres y hombres, con buen estado de salud.

El estudio, realizado mediante el método del meta-análisis, ha utilizado como bases de datos a Medline, Cochrane Database y Web of Science, hasta Mayo del 2007. Se han seleccionado los estudios epidemiológicos prospectivos realizados sobre la asociación entre caminar como actividad física y las enfermedades cardiovasculares, así como con la mortalidad debida a todo tipo de causas.

Los resultados han sido los siguientes: fueron incluidos en el meta-análisis 18 estudios prospectivos que incorporaban un total de 459.833 participantes, libres de enfermedad cardiovascular en la línea de salida del estudio, con 19.249 casos en el seguimiento. El meta-análisis de los trabajos seleccionados demostró una reducción significativa del riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular y de la mortalidad por todas las causas en aquellos participantes con niveles más elevados de horas dedicadas a caminar a lo largo de la semana.

Efectos de caminar sobre la salud


Es evidente una relación dosis/respuesta (a mayor “dosis de caminar” mayor “respuesta beneficiosa para la salud”) cuando se comparan los tiempos dedicados al caminar con el riesgo de enfermedad cardiovascular y de mortalidad por todas las causas. Las conclusiones de los autores del meta-análisis son las siguientes: los resultados de los 18 estudios prospectivos sugieren que caminar de manera regular se asocia inversamente con el desarrollo de enfermedad cardiovascular (enfermedad coronaria, infarto de miocardio, angina de pecho, ictus e insuficiencia cardiaca congestiva) y de mortalidad por todas las causas, por lo que apoyan las recomendaciones genéricas actuales respecto a la actividad física: unos 30 minutos de moderada actividad física 5 o más días a la semana, o bien 20 minutos de ejercicio físico vigoroso 3 días a la semana.

Estos resultados se observan tanto en mujeres como en hombres. Si la actividad física es básicamente caminar, pueden conseguirse beneficios, aunque mínimos, caminando aproximadamente al menos 2,5 horas a la semana con un paso a ritmo moderado (3,2 - 4,6 Km/hora). Mayores beneficios pueden obtenerse si se camina a un paso vivo (más de 4,8 Km/hora). Los mecanismos a través de los cuales se producen estas relaciones beneficiosas son, en gran parte, desconocidos y deben ser objeto de futuras investigaciones.