sábado, 8 de diciembre de 2018

Importancia de la medicación apropiada en la salud mental.


Las quejas emocionales también necesitan medicinas como el dolor de cabeza.
Uno de los estigmas más grandes en el mundo de la salud después del diagnóstico, es el tratamiento, que por alguna razón siempre ha sido escondido para que nadie se dé cuenta que estas bajo alguna medicación y asuman que probablemente estés muriendo, cuando en realidad es todo lo contrario.

Si bien sabemos que es sumamente importante tomar nuestras medicinas si tenemos alguna alergia, dolor o infección para así sentirnos mejor y continuar con nuestras rutinas diarias, usualmente solemos olvidar que también existen medicinas para la salud que nadie ve. Aquel tipo de enfermedad sin síntomas físicos que es escondida y marginada por el miedo del “Que dirán”, pero cuya recuperación necesita de una gran ayuda de medicinas especiales para estabilizar las hormonas y neurotransmisores que no funcionan correctamente y provocan las enfermedades mentales.

Ya sean antidepresivos, estabilizantes del humor, antipsicóticos, calmantes para la ansiedad o sedantes en mayores o menores dosis que cualquier medicina a la que estemos acostumbrados a tomar, y con muchos más efectos secundarios que un tylenol, es importante tomar las medicinas según nuestro medico las recete, pues estas no funcionan como una pastilla milagrosa que con una sola píldora todos tus problemas acabarán y encontrarás el oro debajo del arcoíris.

Este tipo de medicinas entran directamente en tus neuronas y glándulas para poner a funcionar tus hormonas como debe ser, en otras palabras, ponen el orden dentro del caos. Calman las alucinaciones en un esquizofrénico, la ansiedad en los desórdenes alimenticios, la hiperactividad en los trastornos de atención y hasta el insomnio en los pacientes mayores con alzhéimer.

Pero no significa tomar la pastilla y ya. Necesita fuerza para aceptar los efectos secundarios que muchas de estas traen consigo, no olvidar tomarlas exactamente como lo recomienda su médico, NO abusar de las dosis y no cortar el tratamiento de un día a otro sin consultar con su médico con anterioridad.